Flamenco y libertad: discubre el vinculo!

 SONY DSC

Los que habéis leído mi último post, sabéis que uno de mis propósitos para 2014 es poner más música en mi vida. El año empezó bien porque tuve la oportunidad de atender un espectáculo de Flamenco. No muy bueno – hay que decir – pero incluso así, me impresiono el impacto que tuvo sobre mí y los demás.

Y, así mismo, me di cuenta de la relación que tengo con el Flamenco, casi sin saberlo, desde hace años…siempre ha estado aquí y si empiezo a conectar los puntos, es un hilo conductor en mi vida: desde el coctel de nuestra boda donde toco un grupo de Flamenco fusión con música árabe hasta estas últimas navidades y el regalo que le hice a mi ahijada de unos zapatos de flamenco.

Mientras observaba a los espectadores, me acorde de porque me gusta tanto el Flamenco.

Muy lejos del atractivo estereotipado español, es su vitalidad y su intensidad que me fascina. Y me parece una buena metáfora de la libertad. Tampoco me extraña que sea ahora “Patrimonio Inmaterial de la Humanidad” desde hace unos pocos años.

Pero, que hay dentro del Flamenco que me recuerda tanto a la libertad?

–       Es la esencia de la vida y de las emociones. Nos toca por su aspereza y profundidad. Ser libre significa también asumir nuestras emociones.

–       No tiene fronteras porque ha viajado desde lejos y por ello, es un símbolo de libertad y adaptación. 

–      Es la verdadera expresión de quienes somos.  No hace falta entender o saber nada para sentirlo. Tiene este impacto especial como los ritmos africanos. Viene de nuestras raíces, es auténtico y me encanta.

–       Está en evolución constante, incorporando diferentes culturas y, aunque tiene su escuela formal, no tiene método real. Vuela por sus propias alas..

–       Si hablamos del baile, es la expresión de la libertad dentro de un corsé. Solemos buscar la libertad a fuera. Pero, que nos puede aportar buscarla dentro de nosotros? El Flamenco expresa tanto y me parece que el juego de tacones en un espacio tan limitado es un gran himno a buscar la libertad dentro de nosotros.

–       Es un baile individual que muestra la importancia de estar en coherencia consigo mismo para poder expresar al mundo sus emociones.

–       Uno va mejorando con la edad. En Flamenco tradicional, los jóvenes no están considerados como teniendo la suficiente madurez para poder transmitir el duende. Es por ello que – al contrario de otros bailes en los cuáles los bailarines se vuelven profesionales rápidamente debido a su juventud y fuerza, muchos bailadores de Flamenco no llegan a su colmo antes de los treinta y siguen bailando hacia más allá de sus cincuentas. ¡Es la búsqueda de una vida!

 ¡A inspirarnos del Flamenco! Seamos orgullosos, emocionales, vitales, autenticos y expresivos y dándole fuerte! Es el ritmo para alcanzar la libertad

Free yourself