Mi papel como madre para cambiar las mentalidades acerca de la mujer

jefe_equipo[1]

Hace unos meses, me reincorpore al trabajo de mi segunda baja maternal. Unos días después, mi hijo mayor de 3 años y medio me pregunto qué tal me iba en el trabajo con mi jefe. Le dije que muy bien y que en este caso no era un jefe sino una jefa.
Me miro parado unos segundos y me dijo ” no, no es posible, mama. Solo hay jefes, hombres”.
¿De dónde había sacado esto? ¿Qué hacía que mi pequeño hombre de 3 añitos tuviera tan claro que mi jefe tenía que ser varón?
Me quede asombrada del peso de la imagen desde tan pequeño.
Entablamos una discusión sobre el tema y es cuando me di cuenta que yo tenía parte de la responsabilidad. ¿Sera porque yo no hablaba tanto de mi trabajo delante suyo comparado con su padre?¿Sera porque los libros que lee vehiculan una imagen de jefes hombres en su gran mayoría? No lo sé pero desde luego, algo tenía que cambiar yo en su educación y claramente en la de su hermana!

Entonces, empecé a preguntarme lo siguiente:

¿Cómo hacer para que un niño tan pequeño pueda considerar normal que un jefe sea jefa también?
¿Cómo enseñarle que lo que vale es la capacidad y no el género?

Mis respuestas se hicieron muy claras de repente:

1. Siendo yo un ejemplo
2. Dejando claro que como parte de mi rol de mujer, también soy una (gran) profesional
3. Poniendo de relieve de forma consciente la existencia de mujeres en papeles tradicionalmente reconocidos como de hombres. Es decir empezando por mencionar más a menudo el término “jefa” para que sea algo normal y cuidando los libros que rodean a mis peques para que no sean todos sexistas (misión complicada por cierto!)
4. Luchando conmigo misma para valorar a mi hija de la misma forma que mi hijo sin caer en las diferencias inconscientes de género que hacemos
5. Hablar en femenino más a menudo en vez de englobar todo dentro de los plurales masculinos.

Creo que si queremos ayudar a nuestras hijas a elegir por ellas mismas, tenemos que ser ejemplares en lo que nosotras hacemos. Con este primer paso, lograremos ser más mujeres en puestos de responsabilidad por ejemplo y así, inspirar a más niñas para que quieran llegar ahí sin ponerse límites. Al igual que creo que nuestra forma de educar a nuestros hijos varones tiene que cambiar para que ellos sean conscientes de su papel fundamental en las elecciones que harán de sus posibles parejas e entonces su contribución directa al cambio de la sociedad.
¿Que opináis?

Free yourself