No a las conversaciones vacias durante la navidad

Merry Xmas The FreeMe Project

Me encanta reunirme con otras personas pero odio las conversaciones vacías. Para mí, no hay nada más frustrante que pasar tiempo con otros y tener la sensación después de 3 horas de no haber compartido nada importante sobre sus vidas.

Como la Navidad es la época típica del año en la cual nos reunimos con prim@s, tí@s que no hemos visto hace mucho y se espera que todo vaya genial, os propongo trabajar la manera de hacerlo de forma autentica e impactante en cuanto a compartir y no solo regalos o comida.

  1. La primera clave para convertir conversaciones superficiales en conversaciones interesantes es usar las preguntas abiertas pero no cualquieras. Existen muchas preguntas para reemplazar la típica pregunta “¿Cómo estás?” cuya respuesta en un 99% va a ser “muy bien, gracias” y poco más. Aquí os dejo algunas preguntas adaptadas para reuniones de familia: ¿Cuales fueren tus mejores momentos en 2014? ¿Qué prefieres olvidar de este año? ¿Cómo ha sido tu trabajo esta última semana antes de Navidad? ¿Qué hay de nuevo en tu vida?¿Que evento ha sido el más importante este año  para ti?
  2. Interesarse de verdad en los demás es también clave…y pensar en que nos gustaría saber de ell@s de antemano. Puedo entender que para algun@s, las fiestas de fin de año no son momentos muy deseados y creo que en este caso como en el de disfrutar de ellas, es importante sacarle el mejor partido. Si le preguntamos algo a alguien, la primera regla es estar interesad@ (de hecho, casi mejor no preguntar nada, si no escuchas la respuesta que te da). Es una buena idea prepararse algo antes recordando los últimos intercambios que tuvimos con las personas con las cuales hemos quedado para que nos actualicen.
  3. Romper el espejo y al final las reglas. Existe un fenómeno social muy extendido que se llama “mirroring”. Al querer ser educad@, tendemos a contestar las preguntas de forma directa, repitiendo sus observaciones o simplemente diciendo que si a lo que dicen. Esta forma de llevar a cabo las conversaciones es la mejor amiga de las conversaciones vacías y superficiales pero también el peor enemigo de las conversaciones interesantes. Mi marido es un experto en “romper las reglas de conversación”: sorprendiendo la otra persona con algún comentario inesperado o con toque de humor, haciendo una pregunta muy filosófica en un momento más bien superficial.¡ Atrévete a romper las convenciones, se tu mis@, lleva la conversación a otro nivel…y sobre todo, no solo hables de ti!

¡Que disfrutéis mucho de las fiestas! Os deseo una Feliz Navidad!

 

Free yourself