No quiero tener a mis hijos en casa más allá de los 25. Gracias!

Yo no tengo previsto tener a mis hijos en casa más allá de los 25, gracias!
¿Cómo cultivar la independencia de nuestros hij@s?

Hijos croquetas

El otro día paseando con mis hij@s, vi esta publicidad de un banco español…me reí, porque para mí define muy bien la cultura española y también (y perdón si me meto donde no me llaman) un reto de la misma.

Llevo unos 10 años en España y siempre he valorado la riqueza y fortaleza de la familia aquí. Me encanta la calidez y la ayuda que suele caracterizar los vínculos familiares en el Sur de Europa en general. Y, aunque no se pueda generalizar, estoy convencida que esta cohesión ibérica es lo que hace que se soporte mejor la crisis.
Y, también, tengo que decir que me sorprende el apego a la familia que se ve a menudo, que sea a través del sobre uso de abuelos para cuidar de los niñ@s, de la costumbre de los tupper-wears. domingueros o de la familia-lo-paga-todo.
Con esta presencia constante de los padres en la vida de sus hij@s hasta edades avanzadas, me pregunto ¿Cómo se promueve entonces a que los hij@s vuelan por sus propias alas?

Está claro que esa tarea es una de las más difíciles a la hora de ser padres: criar a nuestros hij@s para que se vayan. Pero me parece también de lo más bonito. Saber dotarles de las herramientas necesarias para poder vivir sin nosotros…ayudarles a ser libres sin depender de nosotros. ¡Vaya satisfacción, verles construir su vida sin que nos pidan nada!

Y, ahora, como madre, me hago la pregunta del millón, ¿Cómo se consigue?¿Cómo preparar nuestros hij@s a ser independientes? Creo que hay dos pilares.
1- Ser conscientes que, como padres, les enseñamos a dejarnos!
Algunos conoceréis a la película francesa “Tanguy” bastante graciosa (y si no, os invito a verla), en la cual una pareja tenía que aguantar a su hijo de más de 40 años en casa y sin ninguna intención de irse. Podríamos sentir compasión por las familias que viven esto y realmente, esta situación no es culpa del hijo sino más bien de los padres.

Muchos psicoanalistas coinciden en afirmar que la imposibilidad de dejar a sus padres con una edad de adulto no es algo de constitución sino más bien de educación. Significa en general que la persona no ha aprendido a soportar las separaciones ni que ha sido suficientemente preparad@ para sentirse capaz de enfrentarse, sol@, a la vida adulta.
Entonces, el primer reto es ¿Qué hacemos para educar nuestr@s hij@s a separarse de nosotr@s? El desarrollo del niñ@ es un largo camino de separaciones. En cada etapa tiene que separarse no solo de lo que era antes, sino también alejarse un poco más de sus padres, haciéndose un ser autónomo e distinto de cada uno de ellos. Es algo difícil porque supone que como padres, somos capaces de aguantar este cambio y que el/la nin@ tenga claro aunque tenga tantos cambios, que sigue siendo el mismo.

2- Darles la confianza que pueden hacerlo sol@s y bien!
Desde muy pequeñ@s, podemos enseñarles a buscarse la vida: desde enseñarles a solucionar sus conflictos en el recreo sin intervenir nosotros hasta mostrarles temprano como manejar su dinero o emprender según sus ideas. Uno de los primeros trucos es no estar detrás en cada momento para ayudarles.
A mí, me cuesta a veces pensar que mis hij@s se irán sobre todo cuando les veo tan pequeños pero realmente, es interesante pensar ¿Porque, como padres podemos querer que nuestros hijos sigan dependiendo de nosotros? ¿Qué necesidad, en general inconsciente, tenemos de guardar a nuestros hijos ?
Creo que a todos no alegrara cuidar y ayudar a nuestr@s hij@s de mayor, hasta incluso hacerles croquetas (no es mi caso) pero realmente, cuando esto se sistematiza, es bueno para ell@s y podemos/deberíamos también preguntarnos, para nosotr@s?

Free yourself