La libertad por Alicia Iglesias de Ordenylimpiezaencasa

Hoy me hace especial illusion compartir la Entrevista que le hice a Alicia de Ordenylimpiezaencasa

Alicia es para mi la imagen misma de la mujer cameleonica.  Cuando nos conocimos en casa de Silvia  cenasadivina con mi querida AndreaAmoretti , me llamo la atencion su forma directa y graciosa de hablar pero tambien lo decidida que era. Desde entonces, nos hemos hecho amigas, y ella es un ejemplo de libertad sobre todo a la hora de reinventar su día a día. Y como no, siendo ella Coach de organizacion y organizadora professional, su trabajo me parece un pilar para nuestra libertad: tener menos cosas y una casa organizada, nos hace más ligeras y permite centrarnos en vivir la vida real. Hace tiempo que escribi sobre la La era de la STUFFOCATION y por ello, nadie mejor que Alicia para nuestra entrevista de este mes.  Mil gracias Ali!

¿Qué entiendes por libertad?

Hacer lo que uno quiere en cada momento. Aún así, tengo que decir que, para mí, la libertad como tal no existe. Esto es porque tenemos miles de agentes externos e internos que lo impiden, como la familia, las leyes del país donde vivimos e incluso nuestros propios miedos.

¿Cuáles crees que son los obstáculos principales que nos pueden impedir a las mujeres en particular a vivir una vida realmente libre?

La familia. Las mujeres somos, queramos o no, las matriarcas de nuestros hogares y, como tales, nos ponemos muchos límites en nuestro dia a dia para llegar a todo. La forma en que somos educadas, como nosotras mismas nos imponemos obligaciones y cómo juzgamos a otras mujeres son nuestros principales obstáculos.

Estás teniendo mucho éxito con tu proyecto ordenylimpiezaencasa después de varias experiencias muy distintas como tener una tienda, tu blog misretales y tu profesión. ¿Cómo ha sido el proceso para llegar a encontrar tu sitio?

Pues este proyecto está siendo precioso, pero no más que los otros. Vivo en una búsqueda y una transformación constante. Cada momento te invita a intentar hacer cosas diferentes.

Actualmente, mi proyecto es Orden y Limpieza en Casa, pero seguro que no me quedaré ahí. Soy muy inquieta y activa. Así que este proyecto es uno más de todos los que me quedan por emprender.

Por eso, creo que nunca voy a encontrar un sitio definitivo. Voy formándome en las cosas que me gustan según las voy descubriendo y me dejo un poco guiar por mi instinto y lo que me apetece hacer en cada momento.

¿Que decisión es la más libre que hayas tomado? Porqué?

Como ya te contaba, no creo que tome ninguna decisión con libertad total. Esto es absolutamente imposible. Dicho esto, hace 10 años decidí dejar un puesto fijo, estable y con muy buena carrera profesional por delante.

Fue una decisión rápida, dicho y hecho. Uno de esos clicks que te hace el cerebro de vez en cuando. No estaba dispuesta a tragar el resto de mi vida con tonterías muy de nuestro mundo laboral como cambios de horarios porque sí o calentar la silla. Hay mucha vida ahí fuera como para pasársela en una oficina.

Una de mis mayores virtudes, creo yo, es que no tengo ningún miedo a quedarme sin trabajo. No porque me crea más que nadie, sino porque he trabajado de tantas cosas y me he reinventado tantas veces que he aprendido que puedo sacarme las castañas del fuego sin problema. Sé que siempre encontraré algo y, sino es así, ya me encargaré yo de fabricar mi propio trabajo.

¿Cual dirias tu que ha sido el obstáculo más grande que te has encontrado para ser libre? ¿Cómo lo superaste?

Para mi, el mayor obstáculo es la familia y creo que es un mal común. La familia tiene muchísimas cosas buenas, no me entiendas mal, pero, evidentemente, también te carga de limitaciones y miedos. Al final, es la suma de tus limitaciones y miedos con las del resto de tu familia. Y eso, no es nada fácil de gestionar.

De hecho, debo confesar que aún no lo he superado del todo. Poco a poco, tiendo al desapego en el buen sentido, pero todavía me cuesta mucho.

Si tuvieras que dar una recomendación a otras mujeres sobre el tema de la libertad, que sería?

Trabajo con mujeres principalmente y, lo que siempre quiero transmitirles, es que no tengan miedo de alcanzar sus objetivos, de alcanzar lo que quieren, y que actúen, tanto en lo laboral como en lo familiar, donde muchas mujeres se sienten dependientes de alguien.

Ante todo, una mujer debe ser independiente, y debe saber que puede vivir feliz y realizada sin necesitar ningún trabajo ni persona a su lado. Ahí empieza su libertad. Después, podrán elegir libremente si quieren trabajar para otros o no, compartir su vida con alguien o no, pero desde la libertad que te da la seguridad de que no es una necesidad o una obligación social lo que te impone la decisión, sólo es una opción más.

Otra cosa que les digo mucho es que no dejen un mal comentario sin contestar, ni una mala actitud sin respuesta. Cuando permitimos estas actitudes por no crear más problemas conseguimos el efecto contrario ya que, sino se frena, siempre llega la siguiente.

Tenemos que ir sembrando dia a dia. No debemos pasar ni una, no dejar que nos pisen, por banal que parezca. Es cansado estar siempre en lucha, pero debemos hacernos respetar dia a dia.

Las mujeres somos camaleónicas y podemos con mucho más de lo que creemos. Hay miles de ejemplos a nuestro alrededor cada día.

En una escala de 0 a 10, ¿Como te sientes hoy de libre y porque?

Ahora mismo soy un 7, pero ya tengo en la cabeza los siguientes pasos para ser un 9 en breve. El apego familiar y económico son mis lastres ahora.

Me encantaría coger una furgo y viajar durante un año o más, sin preocuparme de nada, sólo vivir y disfrutar. Pero como soy extremadamente controladora tengo que ahorrar para poder hacerlo sintiéndome segura.

Creo que una vez das ese primer paso, tienes la posibilidad de descubrir que todavía necesitas menos de lo que creías y que es posible vivir todavía con mucho menos. Cuanto menos necesitas, más libre eres.

¿Qué te gustaría añadir sobre este tema?

Me gustaría enviar un mensaje a todas aquellas mujeres que son madres o que piensan serlo alguna vez.

Tal vez nuestra generación quizá está todavía descubriendo estas nuevas formas de vivir y ser libre, tal vez todavía vivamos esclavizados por el dinero y el trabajo a la antigua usanza pero, aunque tal vez nosotros no consigamos del todo esa ansiada libertad, lo más importante que tenemos que hacer es plantar esta semilla en tus hijos y, especialmente, en tus hijas.

Mi abuela y mi madre han sido mujeres con mucha fuerza, muy modernas para su época, que me han guiado muy bien y, a día de hoy, soy quien soy por esa semilla de libertad, valor, fuerza y trabajo que ellas sembraron en mí siendo muy niña.

Recordad que el mundo que tenemos hoy es difícil de cambiar pero el de mañana lo elegimos nosotros. Lo elegimos educando a la siguiente generación con los valores y ejemplos que nosotros mismos les transmitamos.

Así que, está en nuestra mano cambiar las cosas. Sólo hay que creérselo y actuar.

 

Free yourself