¿Por qué? es la pregunta

porque

¿Por qué haces esto? ¿Por qué haces las cosas de la forma que las haces?

¿Y por qué no lo otro o de otra forma?

No siempre nos paramos a pensar el porqué de las cosas, el porqué de nuestros actos y si lo hacemos en general, se suele centrar sobre cosas negativas.

¿Por qué no lo hiciste así? ¿Por qué no podrías haber elegido este otro camino? Hacer preguntas (como un niño) es la base para aprender pero sobre todo es la base para elegir, libremente, pararse y respirar antes de seguir caminando.

Os propongo un cambio: usar el PORQUE SOLO PARA POTENCIAR LO POSITIVO.

Haciendo esto, ¿que pasaría?

Pues nos permitiría entender lo que hacemos bien, poder repetirlo de forma consciente y hacer crecer nuestra autoestima.

Y esta filosofía se llama Indagación Apreciativa y lo están usando muchas empresas en sus procesos de cambio. Se trata de un proceso de desarrollo organizacional que involucra a las personas de una organización con el objetivo de renovarla, cambiarla y focalizar en la performance haciéndose preguntas y visualizando el futuro que impulsarán relacionamientos positivos.

¿Te animas a cambiar el chip?¿por qué? ¿por qué no? :)

Free yourself

  1. Yolanda

    Estoy de acuerdo en que una grandísima forma de crecimiento, avanzar, etc, es hacerse preguntas… pero la cambiaría con “PARA QUÉ”? Los por qués nos llevan hacia atrás, hacia el pasado, entender las razones (muy importante también), mientras que los para qués nos enfocan hacia el futuro, hacia el objetivo, el cambio, lo que queremos conseguir (o lo que queríamos conseguir en el pasado cuando decidimos/hicimos algo).
    Pero seguro que esto ya lo sabes… tengo curiosidad por saber por qué (para qué :) ) has elegido la pregunta “por” en lugar de “para” … quizá es porque en inglés o francés no funciona igual? :)

    Saludos!!!
    Yolanda.-

    Responder