Volver a ser niño: pregunta!

Hand ask

Hemos crecido, hemos “madurado” pero siempre tenemos un poco de niño o niña.

Lo que pasa es que no nos acordamos a veces incluso cuando tenemos los nuestros, parece ser que ya, con el sentido de la responsabilidad no podemos actuar como niños. Pero si son los mejores maestros de esta vida. No hay maestro pequeño título hace poco un artículo del país y no puedo estar más de acuerdo.

 Decia Novalis, el gran poeta del romanticismo alemán que “ahí donde está la infancia se encuentra la edad de oro”. Una edad de oro en la que no paramos de crecer, de desarrollarnos y sobre todo de aprender sin esfuerzo y con naturalidad. Y si nos propusimos reaprender del niño que sigue estando dentro de nosotros o simplemente reconectar con el?

 Primer punto para reaprender, preguntar aquello que no se sabe…

 “¿Y porque? ¿Y porque? Pero porque?” Estos 3 o 4 porques seguidos que a veces nos dejan sin recurso…son ellos que mueven el aprendizaje pero sobre todo son la expresión de la falta de prejuicios y las ganas de conocer. Esto para mi es lo principal para poder volver a conectar con el niño que llevamos dentro. Pregunta, no te canses de preguntar pero vuélvete maestro en un tipo de preguntas: las preguntas abiertas, estas son la varita mágica para aprender….pero cuidado, puede ser que tu adulto intente retomar el control y dirigido por su poderoso juicio basado en sus experiencias, acabe usando solo preguntas cerradas, estas que empiezan con verbo solo y buscan confirmar (o no) una idea preconcebida.

 Todavía recuerdo un evento muy importante en mi vida comercial. Preguntando a un director general porque quería cambiar los comportamientos de sus comerciales, le pregunté ¿porque ahora? Y realmente ¿Por qué era tan importante? Se enfadó conmigo diciéndome que como, Señorita, le podía preguntar esto visto la situación en España de su sector. Me hizo sentirme tonta y casi arrepentirme de mi pregunta pero le explique que para poder darle mi mejor respuesta, necesita conocer la respuesta a mi pregunta. De su respuesta me lleve tal cantidad de información que logre realmente desarrollar una propuesta encajando con su necesidad profunda, más alla de lo obvio, más hacia el y sus verdaderas problemáticas.

 Pregunta, entrena tus preguntas abiertas, no caigas en conversaciones vacias durante la navidad. Y sobre todo, no tengas miedo a parecer ignorante o tonto, la verdadera tontería es la de no preguntar! Venga, a volver a mirar con ojos nuevos y preguntar!

Free yourself

  1. nerea

    Sí, todos deberíamos sacar el niño que llevamos dentro. Yo lo intento, y me da igual lo que piensen los demás.

    :-p

    Responder
    • Isabelle Auroux

      Bienvenida Nerea! Esta es la actitud: pasar por alto lo que opinan los demas!

      Responder